¿Puede el salario mínimo acabar con la pobreza?

salariominimo

De nuevo, las negociaciones no dieron sus frutos y el salario mínimo fue fijado por el Gobierno

 

Por: Mateo Amaya

Comienza 2015 y de nuevo un aumento del salario mínimo, el cual fue de 4,6% respecto al año anterior; esto se traduce en que en este nuevo año el salario mínimo será de $644350 pesos mensuales. Como suele suceder todos los años las propuestas entre las partes fueron diametralmente distintas y el Gobierno tuvo que, de nuevo como todos los años, sentar su posición y tomar una decisión.

Los representantes de los empresarios mantuvieron su propuesta, hasta el último momento, de un aumento de 4,2% y no quisieron ni hablar de fijar un monto mayor. Motivos les sobran cuando vuelve a reformarse el régimen tributario nacional, que aunque respeta lo mencionado por Juan Manuel Santos: “lo gravaré en piedra: no crearé más impuestos”, sí hace reajustes en las tarifas de estos, llevando a que los medianos y grandes empresarios lleguen a pagar hasta un 43% en impuesto sobre la renta: Casi la mitad de lo que ganan deberá ser pagado al Estado. En otras palabras, una persona exitosa se le castiga por este simple hecho por parte de otra persona que no genera ningún tipo de recursos (el mundo al revés, pero al que estamos acostumbrados).

Por otro lado la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), durante las conversaciones mencionó que tal aumento no corresponde a la realidad y a las demandas de los trabajadores; sus representantes sostienen que en los últimos 10 años el salario mínimo ha perdido un poco más del 15% de su poder adquisitivo por medio de la inflación. Para la CUT el aumento debió ser de por lo menos un 10%.

Sin embargo, según el Banco de la República, la inflación para el año 2014 llegó a 3,66%; lo cual ya, sin ningún tipo de negociación, los empresarios presentaban una propuesta que significaba un aumento real del 0,6% en el salario mínimo.

Este argumento de la CUT es fácilmente refutable si comparamos la inflación y el aumento del salario mínimo en años precedentes:

 

Inflación 2013 1,94% Aumento SM para 2014 4,5%
Inflación 2012 2,44% Aumento SM para 2013 4,02%
Inflación 2011 3,73%  Aumento SM para 2012 5,8%
Inflación 2010 3,17%  Aumento SM para 2011 4%
Inflación 2009 2,00% Aumento SM para 2010 3,64%
Inflación 2008 7,67% Aumento SM para 2009 7,70%
Inflación 2007 5,69% Aumento SM para 2008 6,40%
Inflación 2006 4,48% Aumento SM para 2007 6,30%
Inflación 2005 4,85%  Aumento SM para 2006 6,90%
Total inflación 35,97% Total SM 49,26%

Según esta tabla, en los últimos diez años ha pasado todo lo contrario: el salario mínimo, en vez de perder su poder adquisitivo lo ha aumentado. En todos los años en que se hace la comparación, no existe ni una sola excepción en la que su aumento esté por debajo de la inflación del año inmediatamente anterior. Según esta comparación el Salario Mínimo ha aumentado exactamente 13,29% su poder adquisitivo respecto a la inflación en estos últimos años.

Este aumento de poder adquisitivo es tendencia inclusive en la década del 90, cuando Colombia sufrió una gran inflación. Estas llegaban a niveles de 28% anual, pero el salario mínimo también aumentaba este mismo porcentaje, algunas veces más, algunas veces menos. En aquellos años el aumento del salario mínimo era una cuestión vital para el trabajador: si no existiera este incremento, al final del año su sueldo le alcanzaría para una cuarta o una tercera parte menos de lo que le alcanzaba al comenzar el año.

Consecuencias del salario mínimo

Sin embargo, según varios expertos economistas, la decisión de aumentar anualmente el salario mínimo a porcentajes mayores a la inflación percibida, implica efectos inflacionarios de por sí, que a la larga terminan afectando las finanzas del trabajador: si se establece un salario mínimo por encima de la inflación es lógico que la producción empresarial tenga mayores costos y así estos productos aumenten su precio.

Por otro lado, según George Reisman, doctor en Economía y profesor, el aumento del salario mínimo es una de las causas principales del aumento del  desempleo, ya que este aumenta el costo de los productos y así disminuye su cantidad demandada; llevando a reducir el personal contratado para producirlos.

Incluso, esta es una limitante para aquellos trabajadores “que están dispuestos y capacitados para trabajar por menos de lo que reciben”, quienes no pueden entrar al mercado laboral formal.

Esta  teoría se concreta en el caso colombiano de manera obvia. Según los últimos datos publicados por el Dane en Colombia solamente el 13% (unos 4 millones y medio) de la población laboralmente activa se encuentra percibiendo el salario mínimo; lo triste viene cuando se conoce que un 30% adicional de esta población se encuentra en la informalidad, ganando menos del mínimo.

De esta manera el aumento de este salario afecta a un porcentaje mayor de personas de las que beneficia y no es alocado pensar que según se aumente más y más, la comparación se acentuaría.

La cosa no sería tan preocupante si solo se hablara de salario mínimo, pero entrar a la informalidad significa la cesación de otros pagos como la seguridad social (salud, pensión y riesgos laborales) y prestaciones sociales como cesantías, vacaciones, primas legales y subsidio de transporte. Los informales, además de ganar menos del mínimo, se encuentran desprotegidos y exceptuados de las ayudas prestacionales que exigen el sector laboral formal.

Por último, sin sumar estos pagos prestacionales, es importante mencionar que Colombia es el segundo país de la región con el mayor salario mínimo. De aquí no sería apresurado concluir que una de las causas por las que el país tiene la mayor tasa de desempleo en Latinoamérica sea a raíz principalmente de su alto salario mínimo.

¿Desmonte total?

 No sería tan radical o estaría tan seguro para apoyar el desmonte del salario mínimo Lo que sí sostengo es que nuestro salario mínimo es muy alto y por lo tanto su aumento y disminución es irrelevante para una gran cantidad de personas que no pueden ni soñar en llegar a ganarse ese; lo cual lleva a la gran informalidad y estancamiento empresarial.

Además de afectar no a las grandes empresas, sino a las pequeñas y medianas que no pueden ni soñar con aumentar su nómina a finales de año por temor a lo que pueda suceder con el salario mínimo. Así, en términos salariales, ¿cómo se podría hablar de “competencia perfecta”, cuando son precisamente a las pequeñas empresas a las que se les afecta su competitividad al momento de hablar de salario mínimo?

Lo que debe cambiarse es el concepto de salario mínimo, que en la actualidad se entiende por el Gobierno, luego de toda la jurisprudencia emitida por la Corte Constitucional, como una ganancia para garantizar el mínimo vital de los trabajadores. En consecuencia, este debe darle al trabajador medios para sostener su vivienda, familia, recreación, transporte etc. Insostenible si creemos que la creación de empresa es la creadora de riqueza y si vemos que es este mínimo (aparte del robo sistemático del Estado por medio de los impuestos) un factor que lleva a que dos de cada tres proyectos de creación de empresa no pueden sostenerse en sus primeros años.

El cambio en el concepto sería entonces que este se fijara para evitar los abusos que pueden causarse al momento de realizarse una contratación laboral, no como garantía para el mínimo vital, porque ¿quién determina este?, ¿es el mínimo vital igual entre todas las personas, independientemente del lugar donde viva, sus expectativas, su número familiar, su concepto de felicidad o sus ganas de serlo? Y lo más importante, ¿determinar un salario mínimo, garantiza un mínimo vital? Según lo visto acá, su determinación solo crea más desempleo e informalidad; la conclusión entonces es que este lleva a todo lo contrario.

Anuncios

Un comentario en “¿Puede el salario mínimo acabar con la pobreza?

  1. Muy buen artículo aunque no entiendo muy bien, si se le dice a las empresas que paguen menos impuestos entonces de donde obtendrían esos recursos el país? de igual forma estoy 100% de acuerdo que es un robo terrible el 43% de la venta final únicamente en Impuestos… También pienso que el salario mínimo que son solo 644.000 alcanza únicamente para mantener con vida al trabajador y que la empresa siga ganando y siendo la primera más beneficiada después del gobierno con sus altos impuestos, el caso, alguien se inventó las pasantías y desde entonces miles de estudiantes tienen trabajo sin ninguna clase de pago alguna, y muchas personas fueron despedidas. al igual que sale mucho mejor tener un profesional con 2 o 3 carreras y ponerlo a trabajar como mula y despedir a los otros dos… La verdad no sé que pensar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s