Sobre los colegios en concesión

concesion

Respuesta a :“Cinco estocadas neoliberales de las concesiones a la educación pública” 

Por: David Ardila Herrera

La modalidad de colegios en concesión creada en el gobierno de Peñalosa donde se le entrega a una organización educativa reconocida con resultados académicos contrastados, el manejo y administración de un colegio públicamente financiado esta en un punto crucial. Los contratos fueron hechos a 15 años y están a punto de caducar. El gobierno de la capital encabezado por Gustavo Petro no desea renovar los contratos de concesión y que su administración pase a manos del distrito.

A priori esta decisión no es errada y podrían haber muchísimas razones para actuar de esta manera. El distrito hizo un contrato que se termina y son libres de actuar como mejor les parezca. Sin embargo una mirada mas cercana hace evidente que todas las razones son ideológicas y dejan sin peso en la decisión lo único que debería importar, la calidad de la educación que están recibiendo los niños y jóvenes, un punto que no es siquiera nombrado en las criticas que se hacen desde los partidarios de la eliminación de los colegios en concesión.

Para empezar a contextualizar el éxito de los colegios en concesión con respecto a los administrados por el distrito veamos un clasificación de los colegios en concesión con respecto a la totalidad de los colegios del distrito.

Hay 25 colegios en concesión de 410 colegios públicamente financiados, solo 6% del total.  De estos 25 colegios 7 están en el top 10 de mejores colegios del distrito,  22 están en el top 100 , y un colegio en concesión de menores resultados esta en el puesto 131 de 410, muy por encima de la media.

El siguiente cuadro nos muestra cómo, mientras la inversión por estudiante en Bogotá, en los colegios dirigidos por el Distrito, es de $3.696.991, a los colegios en concesión el Estado les gira por cada niño apenas un valor de $1.894.633, una cantidad de $ 1.802.358 menos que en las instituciones públicas. El cálculo matemático no falla. Si en 25 colegios en concesión, con 39.860 niños, el gobierno está dejando de invertir $71.841.989.880 por año, ¿cómo será cuando se generalice esta modalidad en la cual se identifican tanto Santos como Petro?

Viendo esto me sentí atraído a leer qué clase de defensa se hace para la terminación del contrato por parte de los detractores de este modelo, donde me encontré con un texto de Maria Antonieta Cano, Militante del Polo llamado “Cinco estocadas neoliberales de las concesiones a la educación Publica” donde aparte de concepciones ideológicas carentes de profundidad y una muy interesante evasión del tema de la calidad se da un dato contundente en pro de este modelo:

El siguiente cuadro nos muestra cómo, mientras la inversión por estudiante en  Bogotá, en los colegios dirigidos por el Distrito, es de $3.696.991, a los colegios en concesión el Estado les gira por cada niño apenas un valor de $1.894.633, una cantidad de $ 1.802.358 menos que en las instituciones públicas. El cálculo matemático no falla. Si en 25 colegios en concesión, con 39.860 niños, el gobierno está dejando de invertir $71.841.989.880 por año, ¿cómo será cuando se generalice esta modalidad en la cual se identifican tanto Santos como Petro?

Al leer este dato que desconocía quedé desconcertado ante la ceguera y la errónea percepción que se evidencia con respecto a la educación y sus prioridades. Para la autora de este texto no importa como se gaste, sino cuánto. Si estos colegios tienen un presupuesto por estudiante cercano a la mitad del de los colegios administrados por el distrito y copan con significancia estadística incontrovertible los mejores puestos a nivel distrital no hay razón alguna para defender su eliminación aparte de interés personal o ideológico.

Sin embargo la pregunta con la que termina su argumento, “¿Cómo será cuando se generalice este modelo?” me llevó a un pequeño ejercicio matemático. Si ya hicimos evidente que el modelo en concesión tiene mejores resultados que el modelo de administración distrital aun con una cantidad de recursos muy inferior a las del distrito, que pasaría si se concesionaran 100% de los colegios en Bogota, hipoteticamente.
El distrito tiene 990.000 estudiantes en sus colegios cuyo costo es de 3.6 billones de pesos al año. Si se concesionaran todos los colegios manteniendo los costos actuales, el distrito ahorraría 1.78 billones de pesos al año. Este numero puede sonar un poco abstracto , pero la totalidad del presupuesto de salud de Bogotá es de 2.4 billones. El ahorro seria de 10 veces lo robado por los nule en la obra de la 26, o suficiente para crear 25000 nuevos cupos de educación universitaria en una universidad de primer nivel Nacional, o enviar 6000 estudiantes a una universidad del nivel de Harvard o Yale… cada año.

Anuncios

2 comentarios en “Sobre los colegios en concesión

  1. LIBERTARIOS Y COLEGIOS EN CONCESION
    Por
    Lucas Calderón D’Martino*

    La discusión sobre la continuidad o no del modelo de colegios en concesión esta en un momento cumbre, toda vez que como trajo a colación la columna “Sobre los Colegios en Concesión” de David Ardila Herrera los contratos mediante los que operan estos colegios están a punto de vencer.

    Este hecho ha originado que se retome la discusión sobre este modelo desde diferentes perspectivas, lo que de por si debe alegrar a los liberacionistas ya que la discusión abierta en un “mercado de ideas” debe ser una de nuestras máximas aspiraciones. Sin lugar a dudas, en el interregno entre la implantación del modelo y el año pasado (por la cercanía al vencimiento de los contratos) esta discusión ha sido copada en su mayoría por los sindicatos de maestros que año tras año piden el desmonte de las concesiones y en menor medida por un puñado de expertos que analizan esta experiencia.

    El efecto perverso de esta situación es que la riqueza y pluralidad argumentativa (que reitero debemos defender los liberacionistas) se ha reducido de manera sustancial. La simplicidad se ha tomado el debate; por un lado, se acusa al modelo de privatizar la educación pública, por otro se defienden los ahorros que se consiguen en esta modalidad, y se analizan las variables de calidad educativa, reducción de conflicto estudiantil, reducción de embarazos, reducción de la deserción.

    En este sentido, ahora vivimos una explosión argumentativa que debe dotarse de profundidad y detalle para evitar caer en lugares comunes y salvar el obstáculo del reduccionismo argumentativo. Para ello se requiere como mínimo una precisión que garantice una discusión leal (sin engaños) y fundamentada.

    A tal efecto, es vital distinguir entre modelo educativo y modelo administrativo. Erradamente se ha dicho que las concesiones son un modelo educativo, la realidad es que el modelo educativo se define por cada colegio mediante los Proyectos Educativos Institucionales -PEI- de que trata el artículo 73 de la Ley 115 de 1994 (Ley General de Educación). En este sentido las concesiones son simplemente un modelo administrativo que traslada a un privado la gestión de un colegio. No sobra decir que los colegios públicos (tradicionales) y los colegios en concesión están legalmente obligados a contar con un PEI propio que definen con relativa autonomía.

    Muy someramente podemos decir que los modelos administrativos pueden ser públicos (el Estado a través de sus agentes “gerencia” los colegios) concesionados (el Estado financia a un privado para que ejerza la administración del colegio que sigue siendo de propiedad del gobierno) y privados (los particulares gerencian colegios que les pertenecen). Los modelos educativos en cambio pueden ser conductistas, cognoscitivista, constructivistas entre muchos otros.

    Ahora bien, en virtud de la Ley, el PEI debe responder a las necesidades de los educandos y dado que estas difieren en la medida de que los educandos son diferentes, puede afirmarse que no deberían existir PEI’s o modelos educativos idénticos. Esto es así aun en los casos en que un mismo ente administrador (el Estado o un privado) opere varias instituciones educativas dado que estas necesariamente atenderán a diferentes educandos. La realidad es que en muchas ocasiones los prestadores del servicio educativo (el propio Estado o los privados) no se toman la molestia de caracterizar adecuadamente a los educados, sus entornos y territorios lo que lleva al hecho infortunado de que muchos PEI parezcan una reproducción calcada de un modelo estandarizado (lo que es contrario a las ideas libertarias).

    La distinción entre los conceptos de modelo educativo y modelo administrativo es usada para oponerse a la continuidad de los colegios en concesión argumentándose que nada tiene que ver lo “administrativo” con lo “educativo”, a su vez, los defensores de los colegios en concesión usan la confusión de modelos para defender la continuidad de las concesiones educativas esgrimiendo para ello los buenos resultados educativos y financieros.

    En mi opinión, ambas posiciones están erradas. Como ya se evidenció, el modelo administrativo difiere del modelo educativo, pero eso no quiere decir que lo “administrativo” no incida en lo “educativo”, es innegable que analizando cada caso concreto (colegio) se podrá determinar la incidencia positiva o negativa del modelo administrativo en el modelo educativo y viceversa, destacándose las interdependencias resultantes. Pero basta una evidencia sencilla, la propia Secretaria de Educación de Bogotá tiene evidencia que en las concesiones las reparaciones locativas son más oportunas que en los colegios oficiales. Sobra decir que es difícil estudiar en salones con bombillos dañados y mal iluminados.

    Aportados estos criterios conceptuales, se debe insistir en que la defensa de los colegios en concesión no se debe fundamentar únicamente en criterios económicos toda vez que los mayores ahorros actuales en los colegios en concesión, no necesariamente se mantendrán en el futuro dado que estos ahorros están supeditados a los contratos vigentes, una vez terminen estos, los nuevos contratos para operar colegios en concesión podrían incluir condiciones que alteren ese valor, como mínimo actualizándolo a una nueva realidad educativa, luego lo único que puede afirmarse al respecto es que brindar educación en la actualidad a un estudiante en un colegio oficial, resulta casi el doble de costoso que en un colegio de concesión bajo los contratos vigentes. Los nuevos contratos de concesión tendrán una nueva estructura de precios que presumiblemente transformaran esta relación.

    Ahora bien, desde la óptica libertaria, es reduccionista defender las concesiones educativas basados principalmente en criterios económicos, no solo porque estos son mutables como se acaba de evidenciar, sino porque la libertad no es una condición económica, todo lo contrario, la libertad económica es solo una de las manifestaciones de la libertad en general. Flaco favor hacemos a la defensa de nuestros ideales si los reducimos a un ámbito tan limitado de la expresión humana. De hecho, tal simplista abordaje es similar a la estigmatización que se hace desde otras corrientes intelectuales a la defensa de la libertad.

    Lo anterior nos debe conducir a identificar, desde la óptica libertaria, la razón para defender el modelo de colegios en concesión. Sabidos son sus logros en varias materias, no solo de rendimiento académico sino de violencia, salud sexual y reproductiva y asistencia, pero para nosotros, lo verdaderamente destacable es que los colegios en concesión enriquecen el universo de alternativas educativas.

    Cualquier libertario estará de acuerdo en que los sistemas donde impera el pensamiento único y la uniformidad son sistemas donde no impera la libertad, por el contrario, los sistemas plurales que admiten diferentes enfoques y abordajes favorecen la libertad.

    En un conjunto de demanda educativa idealizado, en el que no existieran barreras territoriales y económicas entre otras, sería deseable que los diferentes oferentes de alternativas educativas compitieran entre sí para ser seleccionados por los educandos (o sus padres) para prestar tales servicios. En este escenario, los colegios oficiales, los colegios en concesión, los colegios administrados por comunidades religiosas, los colegios laicos entre otros, compiten para obtener el favor de los alumnos, de esta competencia idealmente resultaran mejores colegios, estudiantes mejor educados y sociedades más plurales y por ende más libres.

    Desde mi posición en este debate, he abogado de manera continua por preservar la pluralidad en la oferta educativa, lo que implica un adecuado balance entre los diferentes modelos administrativos y educativos y el abandono del viejo reclamo ideológico de la dominación y homogenización de la educación bajo un solo modelo, sin importar si este es público o privado toda vez que el resultado inevitable de tal dominación, provenga de donde provenga, es la perdida de libertad.

    *Abogado con Especializaciones en Derecho Administrativo y Constitucional y Maestría en Planeación Urbana

  2. Pingback: EDUCACIÓN Y GASTO | El Rincón Libertario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s