EL MOIR y su “Arroz Ingreso Seguro” (Segunda Parte)

arroz

Por: Jorge Eduardo Castro

Ahora bien uno puede sentir cierta consideración por Sergio Fernández dado que como él mismo afirmó es “experto” en otra cosa, el problema es que de la confusión conceptual sobre si las ventajas comparativas son un “modelo” que se puede cambiar a voluntad del político de turno o una ley económica que permite comprender la relación con el territorio y entre humanos, de esa confusión emergen recomendaciones de política muy diferentes.

Daniel Gómez Gaviria, que entiende que las ventajas comparativas no “fracasan” como no “fracasa” la ley de la gravedad, advirtió precisamente el punto al hablar del grave daño que tenía para el país el que se mantuvieran aranceles del casi 80% para la importación del arroz cuando este es de lejos el principal producto de la canasta familiar de la población más pobre. No lo dijo Gómez pero fue lo primero que pensé: esa protección arancelaria es una infamia.

Juan Pablo Fernández, asesor del senador Robledo, y también panelista del debate, sostuvo que ahora “resultaba muy grave tener dos combinadas cuando los arroceros de Estados Unidos tienen mucho más capital”, minimizando el hecho de que la protección del arroz favorecía a los dueños de los cultivos y los molinos de arroz, y que el mayor precio que los consumidores urbanos tienen que pagar por el bien que más usan es un privilegio concedido a ellos. Esa defensa que raya en el poema de Pombo de “la pobre viejecita sin nadita que comer”, es una expresión de un cinismo aterrador.

Ahora resulta que se puede entregar privilegios a los arroceros de Colombia porque no son tan ricos como los arroceros de otras partes. Ya hubiera querido Andres Felipe Arias y los beneficiarios de Agro Ingreso Seguro poder dar semejante afirmación, ¿Por qué tanto problema? Tenemos que ayudar a los arroceros de acá porque no son tan ricos como los arroceros de allá, es que mírelos, en la línea de Juan Pablo Fernández casi que dan lástima: pobrecitos.

Si el MOIR fuera gobierno no habría hecho un programa llamado Agro Ingreso Seguro, lo de ellos habría sido Arroz Ingreso Seguro. No importa no tener ventaja comparativa en la producción del arroz, lo que queda demostrado por la descomunal tasa arancelaria que compensa la poca coherencia productiva del cultivo con el territorio, lo importante es que sigan usufructuando del mercado nacional del “almuerzo casero” y los “corrientazos”. Al MOIR poco le importa que el arancel proteccionista sirva de mecanismo de extracción de salario desde los pobres y las clases medias a los grandes arroceros.

Pero esta pelea es vieja, y casi siempre igual, evadir las ventajas comparativas para mantener privilegios de rentistas nacionales. El episodio más ejemplar de esta lucha sucedió en Inglaterra un poco antes de la mitad del siglo XIX, fue el enfrentamiento por la “Corn Law”, los aristocráticos ingleses querían impedir a toda costa la importación del maíz cultivado en Francia. Era irrelevante para los aristócratas ingleses el que la naturaleza haya preferido el clima menos frío y las tierras más planas para el cultivo del maíz, o que al disminuir el precio del maíz por la importación la vida en las ciudades fuera una alternativa cada vez más deseable para los que hasta hace poco eran sus siervos en las zonas rurales. Los aristócratas ingleses tuvieron algo parecido a un MOIR: voceros intelectuales que a nombre del mercado “interno” y los intereses “nacionales” defendían con pasión y confusión el status quo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s